Jonathan Rincón regresó a la Clase B en la pasada temporada y fecha a fecha fue logrando un funcionamiento cada vez más cercano al pretendido, mostrándose muy competitivo en el final del año y subiendo la vara en función de este año.
El motor del Fiat 147 fue creciendo en potencia y por estas horas se trabaja en el chasis, buscando el equilibrio que le permita dar ese salto esperado para pelear decididamente en cada presentación.
“En las últimas carreras del año pasado encontramos un buen funcionamiento general del auto y pudimos ser competitivos que era el gran objetivo desde que volvimos a la categoría. Estamos trabajando en el chasis para mejorarlo y poder pelear adelante definitivamente, ya que la Clase B está muy pareja y todos trabajan para ganar, así que apuntamos a trabajar en eso y seguramente en cambios estéticos. Cómo siempre el agradecimiento a mí familia por su apoyo, a los que nos dan una mano para poner el auto en pista y a todos los que siempre nos acompañan” resumió Rincón, que se viste de candidato en la Clase B tras lo demostrado en la pasada temporada.