Silvestre Bonanno regresó a la Clase B en la pasada fecha con un nuevo proyecto, el cual es en conjunto con la familia Bruzzi, propietaria del Fiat 147 que volvió a la actividad en esta oportunidad con la motorización del propio piloto, quien pudo completar el fin de semana con importantes conclusiones sobre los trabajos a realizar de ahora en mas de cara a lo que viene.

Estas labores apuntan exclusivamente al chasis, con algunas mejoras que se realizarán en conjunto con Bruno Bruzzi y la colaboración de Ariel Bianco, quien llevará adelante la tarea de alineación y contrapesos para dejar todo en condiciones para la competencia que se disputará el último fin de semana de octubre en el circuito N°9 de Buenos Aires, en el marco de la octava fecha del presente campeonato.

“Tuvimos un fin de semana de mucho trabajo, corrigiendo detalles del auto, algo que seguimos haciendo para dejarlo en las mejores condiciones. Se trabaja en la posición de manejo y en la dirección que nos trajo problemas en carrera, lo que ya estamos solucionando. Tenemos mucho por hacer y estamos abocados a todo eso, con un repaso de motor y caja y otros detalles que surgieron luego de la competencia, haciendo todo con la colaboración de Ariel Bianco que nos da una mano con la alineación para dejar todo en condiciones para la carrera. Como siempre el agradecimiento para Bruno Bruzzi por facilitarme el auto, para el “wincha” que banquea el motor, para Mantelli Rectificaciones que siempre dan una mano y para mi suegro, mi esposa y mi hija que me apoyan permanentemente y hacen posible que pueda estar nuevamente presente en la categoría” sostuvo Silvestre, trabajando para mejorar el rendimiento del auto, pensando en la parte final del año.