Nicolás Rossini tuvo un fin de semana ideal en el arranque de temporada dentro de la Clase A y luego de mucho tiempo logró un podio en la primera carrera del campeonato, ratificando el buen trabajo realizado en la previa de la primera fecha por parte de Dani Villa y de Fabián Catalano, quienes atienden chasis y motor respectivamente del Fiat 600 que tripula.

Dueño del récord de vuelta en la parte final de la carrera, demostró el equilibrio y el ritmo del auto para desarrollar la exigencia, cerrando el fin de semana de manera brillante con el segundo lugar que es un merecido premio al trabajo y a la perseverancia de todo el conjunto al no bajar los brazos nunca para obtener el resultado esperado.

Por estas hora se trabaja en lo habitual, repaso de chasis y motor por parte de cada uno de los preparadores, quienes buscarán subir un escalón mas en el podio para alcanzar el tan esperado triunfo que todos anhelan, demostrando que el camino que transitan es el correcto para ese objetivo.

“Después de mucho tiempo arrancamos el año con un podio y con un funcionamiento ideal del auto en comparación con carreras anteriores. Dimos un salto de calidad y se hace muy placentero manejarlo cuando todo funciona bien y las cosas salen como se planean, por eso ahora es momento de repasar todo, ver que todo esté en orden y esperar la próxima carrera para demostrar que esto no es casualidad y que es el fruto de todo el trabajo que hacen Dani Villa en el taller y Fabián Catalano en el motor,  quienes pusieron en pista un medio ideal  para que podamos ser protagonistas. Estamos muy entusiasmados con este arranque y vamos con mas ganas a la próxima, pensando en seguir sumando y sin dudas con la meta de ir por el triunfo, ya que tenemos con que intentarlo” resumió Nicolás, habitual protagonista de la Clase A.