Martín Fernández y Daniel Mauro son hasta el momento los solitarios defensores del Fiat Palio dentro de la Clase B, llevando a cabo un intenso trabajo de desarrollo sobre un modelo en el que cada nuevo trabajo es una apuesta a mejorar, ya que no tienen referencias para ver cual es el camino a seguir aunque los resultados van apareciendo y el rumbo tomado por el equipo es el correcto.

El trabajo del “garza” Di Bona en el chasis y de Gustavo Segura en el motor va dando sus frutos desde que el Palio comenzó a contar con sus servicios, dando un salto de calidad en su rendimiento que hoy lo pone como uno de los grandes protagonistas de la divisional y con mucho potencial por descubrir aún, contando también con el aporte de Fernando Monti en lo que respecta al trabajo en los amortiguadores y asesoría de puesta punto.

“Estamos bien, en un nivel lógico y trabajando permanentemente para mejorar el funcionamiento del Palio y emparejarlo con el resto de la categoría. Tenemos mucho por hacer aún pero sin dudas estamos en el camino correcto junto al “garza” Di Bona y a Gustavo Segura en el motor, ya que fecha a fecha vamos encontrando distintas alternativas en la puesta a punto que nos hacen evolucionar. De acuerdo a como vamos podemos decir que antes de fin de año vamos a estar en el nivel que pretendemos y para eso debemos seguir trabajando de esta manera, con tranquilidad y apostando a este conjunto que hace muy bien las cosas y está compenetrado en el proyecto” sostuvo Martín Fernández, uno de los dos miembros del binomio que hoy es referencia del Palio en la Clase B.