La Clase A coronó como campeón por sexta vez en su historia a Walter Natale, un histórico que en 2021 se propuso correr todo el campeonato en busca de un nuevo título, objetivo que logró en la última fecha del torneo luego de una cerrada lucha con Nicolás Rossini a lo largo de toda la temporada.

La competitividad fue una constante para el múltiple campeón, quien fue el mas ganador del año  con seis victorias, una marca que lo puso como merecido monarca de la divisional, siempre con su propia preparación y el trabajo de su padre como principal pilar de un conjunto exitoso que una vez mas alcanza la gloria dentro de la categoría.

La temporada comenzó en el mes de marzo en Buenos Aires, recorriendo el circuito N°8, donde fue tercero detrás de Jonathan Scalvazio y Nicolás Rossini, en un gran arranque con podio, logrando su primer triunfo en la segunda fecha que se disputó allá por el mes de junio, esta vez con pilotos invitados y formando una dupla ganadora con Juan Cruz Talamona, ganando su manga como  titular y siendo Talamona segundo en la suya, pero favorecido por la suma de tiempos para quedarse con la general y una importante suma de puntos, una vez mas en el clásico circuito N°8.

El tercer capítulo del año tuvo doble exigencia y fue en el mes de Julio, ya que se corrían dos finales correspondientes a la tercera y cuarta fecha respectivamente recorriendo el trazado N°5. En la primera de ellas peleaba la punta hasta que un toque lo marginaba de la carrera a poco del final, quedando el auto bastante roto y listo para el regreso a casa, pero la colaboración de pilotos y miembros de la Comisión Directiva lo convencieron de que fuera de la partida, saliendo a pista con el auto reparado para esa competencia y llevándose otro triunfo que ya lo ponía en la cima del torneo con autoridad y firmeza, mostrando un rendimiento que era referencia para sus rivales. La quinta fecha era en el mes de agosto, esta vez en el “Roberto Mouras” de La Plata, en una nueva experiencia donde ambas divisionales compartían la pista para llevar adelante la “Copa Desafío”, un duelo donde cada clase tenía su propio puntaje pero también competían entre si por la general, donde peleó mano a mano con Darío Seelmann por el triunfo general, ganando su clase nuevamente y escolta de la general para volver a sumar puntos importantes en función del campeonato donde se consolidaba como líder. La Plata era nuevamente el escenario de la siguiente fecha, esta vez el primer fin de semana de octubre y en el trazado corto, con suerte dispar como el clima de ese fin de semana. La exigencia era nuevamente doble, disputándose la sexta y séptima fechas los días sábado y domingo respectivamente.

Luego de alcanzar la pole position y bajo una condición climática adversa por la lluvia reinante, no podía ser de la partida por una falla cuando debía partir adelante y hacía abandono de la carrera en el transcurso del giro previo, en lo que era su primera frustración del año, justo cuando su rival directo Nicolás Rossini se hacía del triunfo, descontaba puntos importantes y lograba la victoria que lo habilitaba para pelear el título. La revancha llegaba pronto, ya que el domingo lo veía nuevamente vencedor para seguir sumando y comenzar el camino para recuperar la cima del torneo, la cual perdía a manos de Rossini aunque por escasa diferencia.

La octava del año marcaba el regreso a Buenos Aires en el último fin de semana de octubre, esta vez para recorrer el circuito N°9 y lograr allí un nuevo triunfo que lo catapultaba una vez mas a la punta del campeonato, en una interesante lucha  tanto en la serie como en la final para cerrar el fin de semana una vez mas arriba de todos y marcando una tendencia que a esa altura lo ponía como candidato N° 1 para la corona 2021. El mes de noviembre también venía recargado ya que se producía un hecho histórico en el cual la categoría visitaba el trazado entrerriano de Gualeguaychú, donde nadie tenía referencias por ser la primera vez que se recorría, llevándose a cabo dos finales correspondientes a las fechas 9 y 10 bajo una intensa lluvia que hacía que una de las competencias se corriera en dos partes por suma de tiempos, al producirse un accidente que provocó la detención con bandera roja. En esa final fue sexto, por delante de su rival y esperando por la siguiente, donde ocupó el último escalón del podio para irse con una diferencia mas amplia en el torneo y llegar a la definición en Buenos Aires con un importante colchón de puntos para ir por la sexta corona de su palmarés en la divisional.

La última fecha llegó y todo fue a pedir suyo, logrando la pole position, ganando su serie y la final de manera contundente, asegurándose el título para ser por sexta vez campeón y nivelar esa cantidad de campeonatos con los subtítulos alcanzados a lo largo de su trayectoria, siendo uno de los exponentes de la categoría por su juventud y efectividad a lo largo de su campaña deportiva.

Esta fue la ruta que recorrió el campeón para un nuevo cetro, seis triunfos y cuatro pole positions con podios y series ganadas que lo hicieron imbatible a lo largo de un año que se cerró en el coliseo porteño, la cuna de la categoría y donde el propio campeón logró buena parte de sus éxitos.