Facundo Pereyra fue uno de los debutantes de la Clase B en esta fecha especial y puso en pista un Fiat 147 totalmente renovado en todos los aspectos, con un trabajo minucioso realizado por Claudio Crescente y su equipo, quienes ademas trabajaron en pista durante el fin de semana de carrera para que todo salga de la mejor manera.

En cada salida a pista se fue mejorando paulatinamente el funcionamiento y la puesta a punto del auto, pero en carrera un problema en un amortiguador delantero generó una rotura que terminó con la posibilidad de que Matías Cantizano fuera de la partida en la final reservada para pilotos invitados, pero de todas manera el balance es positivo y ya se trabaja para lo que viene y el piloto prepara su viaje desde los Estados Unidos para ser nuevamente de la partida.

“Nos queda un sabor agridulce del fin de semana de carrera, pero es una alegría enorme haber puesto el auto en pista con el trabajo de todo este gran equipo y tener un respaldo tan grande para seguir trabajando y creciendo. Desde lo personal me costó un poco después de tres años sin correr poder entrar en ritmo, pero de a poco todo se va a ir acomodando y cada fecha vamos a ir progresando juntos, tanto yo como el equipo, a quien le agradezco enormemente la posibilidad de estar nuevamente en pista desarrollando este proyecto en el que apostamos fuerte todos para que funcione de la mejor manera y podamos ser competitivos a la brevedad gracias al trabajo de todos los que hacen posible que el auto esté en pista”  resumió Facundo, uno de los que mas kilómetros recorre para venir a correr ya que reside en Estados Unidos y desde allí viaja para estar presente en la Clase B.