Luego de la última competencia donde no tuvieron el resultado esperado, Fabricio y Edgardo Di Salvia trabajan sobre el Fiat 600 para revertir el mal paso por esa fecha, donde distintos inconvenientes los privaron de un buen resultado, haciendo foco en la parte delantera para descubrir cual fue el motivo de la pérdida de rendimiento.

Paralelo a ello se trabaja en un nuevo motor, el cual se estará banqueando en los próximos días para comprobar su correcto funcionamiento, programando además una prueba para el día viernes previo a la competencia donde se trabajará en la puesta a punto para la carrera y para tener mas amplio margen de trabajo de cara a la competencia.

“Trabajamos en la parte delantera del auto revisando todo para saber que es lo que pasó en carrera y solucionar el problema que tuvimos, comenzando también el armado de un nuevo motor que estaremos banqueando en estos próximos días para comprobar que todo esté de acuerdo a lo que esperamos. Planificamos probar el viernes previo a la carrera para dejar todo en condiciones para que una vez mas podamos correr una final cada uno con mi hermano, quien será el encargado de la actividad del sábado para ultimar los detalles de la puesta a punto. Vamos con las mismas ganas de siempre y agradeciendo el trabajo del Aguila Racing y el apoyo incondicional de todos los que siempre nos dan una mano” resumió Fabricio, que pone el foco en seguir progresando dentro de la Clase A y trabaja para ello junto a su hermano Edgardo.