La temporada 2023 quedará registrada como histórica para las dos clases de Fórmula 07, con nuevos campeones y por sobre todas las cosas jóvenes, sangre nueva que pedía paso para la consagración que finalmente llegó.

Dentro de la Clase A Ricardo De Agustini JR se adjudicó la corona y fue líder del campeonato por solamente dos fechas, la penúltima y la que le dió la coronación, recorriendo un camino de regularidad y consistencia como el logrado junto a su conjunto que lo acompañó durante la temporada.
El año comenzó en Buenos Aires con una carrera que será recordada para el por correr con neumáticos de piso seco ante una intensa lluvia, siendo tercero detrás de Nahuel Zalazar y Christian Juan que fue amplio dominador en esa ocasión, siendo escolta en la serie ganada por Nicolás Rossini.
La segunda fecha llegó cuatro semanas mas tarde en La Pata para utilizar el circuito corto y allí el sistema de carrera comprendía dos competencias finales, clasificando tercero y llegando al triunfo en la primera de las dos pruebas para ingresar en la galería de ganadores de la categoría, un objetivo que tenía pendiente desde su debut y siendo segundo en la restante, para consolidarse como escolta en el torneo con una muy buena cosecha, similar a la de quien era líder por escasa diferencia.
La tercera fecha era nuevamente en La Plata y en el trazado corto una vez mas, siendo tercero en la clasificación, abandonando en la serie única y protagonizando una gran remontada para escalar hasta el tercer escalón del podio en la final y ser figura de la competencia superando rivales desde el fondo para mantenerse en la lucha por el campeonato.
Por distintas situaciones la cuarta fecha se hizo desear y tras varias semanas la categoría volvió a visitar Dolores, donde el formato de carrera comprendía dos finales y la lluvia volvía a ser protagonista del domingo. Una mala clasificación lo hacía largar desde la sexta colocación en la primera final  y en una vibrante competencia llegó al segundo lugar detrás de Lautaro Domínguez que era el nóvel ganador. En la segunda abandonaba con apenas siete giros pero cumpliendo el porcentaje mínimo establecido de carrera y sumando los puntos disponibles del noveno lugar, lo necesario para mantenerse en los primeros lugares del campeonato que seguía en poder de Nahuel Zalazar por entonces.
Nuevamente hubo una larga espera para disputar la quinta fecha que marcó el retorno a Buenos Aires para llevar adelante la clásica carrera de pilotos invitados donde confió su auto a un consagrado como Alexis Cabral, clasificando quinto y finalizando cuarto en su competencia, pero sin suerte para el invitado en la suya y perdiendo importantes puntos en función de un campeonato donde el líder empardaban resultados, ya que Zalazar abandonaba en su final pero Matías Frano hacía suya la victoria y estiraba las diferencias en el torneo a favor de quien lo había invitado.
El torneo avanzaba y para llegar al total de competencias estipuladas por el reglamento la siguiente fecha tendría el carácter de doble, siendo la sexta y séptima. La clasificación lo vio ubicarse quinto y desde allí escaló al tercer lugar detrás de Zalazar y Nicolás Rossini en la primera final correspondiente a la fecha seis, mientras que en la segunda fue el escolta de quien seguía siendo líder hasta allí de un campeonato que comenzaba a apretarse y encerraba a Zalazar, Rossini y al propio De Agustini en pocas unidades a falta de tres fechas. Pero la sorpresa esperaba para el final, donde la exclusión técnica del doble ganador y líder del torneo cambiaba el curso de la carrera y también del campeonato, perdiendo todos los puntos sumados y dejando la cima en manos de Rossini que en ese momento lo aventajaba por apenas medio punto.
Así llegaron a la siguiente fecha, también doble y con mucho en juego, siendo cuarto a la hora de clasificar y logrando un resultado favorable en su lucha particular con Rossini, ya que arribó segundo detrás de Zalazar en la primera final correspondiente a la octava fecha y Rossini fue sexto, pasando a partir de allí a liderar el torneo y aguardando la segunda competencia, donde otro segundo lugar lo consolidó arriba de todo en el campeonato a la espera de la última fecha que sería nuevamente en Buenos Aires, esta vez con puntaje y medio.
Llegó la carrera mas esperada, la que definía el título y le daba fin a la temporada, con un sexto lugar en la clasificación sobre piso seco y una condición adversa en la serie dominical que lo vio arribar cuarto, pero con victoria de Rossini para descontar en el torneo y a la espera de una final donde el principal contendiente partía adelante y la misión era salir a buscarlo desde el cuarto lugar, protagonizando una interesante lucha en la que en todo momento lo tuvo controlado a Rossini y sin fricciones, manteniendo el puesto y sabiendo que los puntos lo favorecían para esperar la bandera a cuadros desde allí.
A poco del final fue por mas y con un deseo de ocupar el último escalón del podio, el cual alcanzó para gritar campeón cerrando el año en ese lugar con el título y escribiendo su propia historia, la que inició su padre y que el continuó con el amor propio y sentido de pertenencia con la categoría que lo vio nacer, lo formó como piloto y hoy le permite ser uno de los campeones mas jóvenes de la historia de la cincuentenaria categoría.
Este fue el  camino del campeonato de Ricardo De Agustini jr, el campeón 2023 de la Clase A en una apasionante temporada.