El único representante de Renault en la Clase A de esta temporada fue Cristian CARROZZO, quien puso en pista el Gordini en una apuesta grande para pelear adelante y con mucho trabajo para devolverle a la marca la posibilidad de pelearle a los Fiat 600 que dominan el parque.

El piloto radicado en San Francisco, Córdoba, llevó a cabo un intenso trabajo junto a su padre en el armado del auto y del motor, penando con algunas roturas que no le permitieron encontrar el resultado esperado y por ello redobla la apuesta con una renovación total para esta fecha en base a las conclusiones que se fueron sacando en las participaciones que tuvo y solucionando cada uno de los contratiempos que se se presentaron.
“Volvemos en la última del año y ponemos en pista el Renault con mucho trabajo por parte de mi papá en todos los aspectos, motor, caja y chasis, para solucionar todos esos inconvenientes que tuvimos por los cuales no pudimos correr y nos volvimos  las manos vacías. Se trabajó mucho para poder volver y que esta vez podamos sacar conclusiones en carrera, dejando una base de trabajo para el próximo año. Vamos con las mismas ganas de siempre y con el objetivo de poner al Renault donde se merece y volver a ser competitivos. Gracias a todos los que nos ayudan de alguna manera para poner el auto en pista y en especial a mí papá que viene trabajando fuerte para que el auto funcione como queremos y podamos disfrutar de un fin de semana positivo donde todo salga como pretendemos” resumió Cristian, el actual representante de la marca del rombo que se rearma en busca de ser protagonista en la Clase A.