Beto Langone volvió junto al “tano” Niglia conformando un binomio y se subió a un auto luego de varios años, pero con un saldo positivo en lo que respecta a su rendimiento y al trabajo realizado en el auto para este regreso, el cual se irá perfeccionando carrera a carrera, al igual que el trabajo del propio piloto.

Cacho Rondina fue el encargado del trabajo integral en esa unidad y quien por estas horas lleva adelante las tareas de mejora que indicaron los pilotos para su mejor funcionamiento, lo cual es parte de las labores que se llevarán a cabo pensando en el próximo compromiso en  el trazado corto del “Roberto Mouras” de La Plata.

“El balance de nuestro regreso es positivo, de a poco fuimos encontrando el ritmo y acomodando todo después de muchos años sin correr, un trabajo que seguiremos haciendo carrera a carrera para mejorar nosotros en la conducción y encontrar la puesta a punto ideal del auto. En la próxima fecha estaré corriendo yo y en Buenos Aires volverá el “tano” para seguir puliendo detalles y ser cada vez mas competitivos. El agradecimiento para Cacho Rondina por todo su trabajo, a los chicos del taller, a la familia por el apoyo y al “tano” por compartir la experiencia. Vamos por mas” señaló Beto, de regreso luego de varias temporadas y pensando en la continuidad para seguir progresando.