Ariel Márquez no fue de la partida en la última fecha y le cedió su butaca a Julián Prado conformando un binomio, pero en la última del año volverá a la Clase A con la misión de recuperar el quinto puesto en el torneo que ahora es propiedad de Rubén Rossini, con una diferencia de puntos escasa que hará muy entretenida esa definición.

El auto mostró un gran nivel en la pasada fecha en manos de Prado y tendrá un trabajo muy fino en la puesta a punto, siempre teniendo en cuenta el buen funcionamiento de acuerdo al gran trabajo realizado por Dani Villa en el chasis y Marcelo Scordia en el motor, el habitual conjunto que lo asiste habitualmente.

“Se termina un año muy difícil desde lo deportivo pero pusimos el auto en pista siempre que pudimos, fuimos de menor a mayor en cada fecha y una vez mas tenemos la posibilidad de terminar entre los cinco mejores del campeonato, lo que será nuestro objetivo de esta última carrera del año. Una vez mas gracias a los que nos dieron una mano durante todo el año para poder correr y tener continuidad, a los sponsors, amigos y familia que apoyaron incondicionalmente y a Dani Villa y Marcelo Scordia que fueron los que trabajaron duro todo el año para que siempre contemos con un auto competitivo. Vamos por todo al cierre del año” manifestó Ariel, que quiere retener el 5 en sus laterales y mantener la hermosa decoración que tiene en su Fiat 600.