En su regreso, que fue casi un debut ya que esta vez si pudo poner el auto en pista de manera efectiva, Ariel Bianco se destacó durante el fin de semana y finalizó ambas competencias dentro de los diez mejores, logrando un resultado esperado y que tuvo su momento de zozobra cuando luego de la prueba de tanques llenos de día domingo la rotura del embrague lo complicó y no le permitió clasificar.

Superando ese inconveniente, mas los inconvenientes para clasificar el día sábado sin neumáticos de lluvia, el piloto de San Justo sacó adelante ambas competencias y ya trabaja en las mejoras que considera se deben hacer para dar un salto de calidad y pelear decididamente adelante a partir de la próxima fecha, la cual tendrá lugar en Buenos Aires el último fin de semana del presente mes.

“Fue un fin de semana positivo para nosotros, superamos los inconvenientes que se presentaron y terminamos con un buen resultado que nos alienta a seguir trabajando como lo estamos haciendo, ya que desarmamos todo para solucionar los inconvenientes que tuvimos en los dos días. Se trabaja en la selectora de cambios que nos trajo problemas y por eso se nos vienen rompiendo los motores, en el cigueñal que se torció y perdió rendimiento y en la tapa de cilindros que la estamos repasando. Vamos con mas optimismo a la próxima y haciendo todo lo necesario para dar un salto de calidad, agradeciendo a Cigüeñales Pagola, Tapas Silvestre, Cacho Rondina, Adrian Siber,  Lubricentro Antonio ,Herrería Gustavo,  Wincha, Cesar Minini, Taller Bussetti y equipo, a Carlos Delponte, a mis hermanos Gabriel y Fabian, a Valentino, Nadia y a toda la familia por el apoyo incondicional” expresó Ariel luego de un buen regreso a la clase B y con la meta de seguir adelante.